You are here
Home > Música

La música del cantautor Tata Barahona en su disco “Imágenes” (2015)

lineasdetextosEn, 2015, Tata Barahona, lanza su disco “Imágenes”. En el sonido del disco se advierte una continuidad en la línea de producción y arreglos que el cantautor venía trabajando respecto de su disco anterior.


lorip

edro, “Tata” Barahona, ha tenido una trayectoria musical nutrida desde que comenzó a incursionar en el oficio de trovar, que hoy llamamos música de autor. Primero, a través de una difusión a partir de recitales en vivo y tres producciones musicales, tituladas: “A los amigos y a la compañera”, 1993, [Cassette]; “Trovador”, 2003, [CD]; y, “Andar por las cuerdas”, 2006, [CD]. Su música hasta ese entonces circulaba de modo un tanto reducido, principalmente en el contexto universitario y en algunos espacios de Santiago. Considerando que la autoproducción en los ’90 se realizaba en condiciones muy precarias, así también la difusión se hacía más difícil, sobre todo porque no se contaba con la red como vía para lograr este objetivo.

Posteriormente, fue en 2011, cuando su canción “La mexicana” tuvo una gran cantidad de visitas en el popular canal de youtube, (hoy con más de un millón y medio de visitas), marcando un antes y un después en su carrera artística.

Esta fue la instancia en que su música, en cierto sentido, fue “(re)”- “descubierta” (pues esta canción había sido incluida en el disco “Andar por las cuerdas”, el 2006, pasando inadvertida hasta el 2011) por una gran cantidad de público. Rápidamente su trabajo musical fue valorizado, pasando a ser uno de los artistas más destacados en la línea de la música popular chilena. Es así como en 2011, lanzó su disco “Fotografías” (2011).

captura-de-pantalla-2016-12-02-14-59-51
VER AQUÍ ARTÍCULO: “FOTOGRAFIAS” DE TATA BARAHONA (Lorena Valdebenito)
Apuntes sobre el disco “Imágenes” (2015)

En, 2015, Barahona, lanza su disco “Imágenes”. En el sonido del disco se advierte una continuidad en la línea de producción y arreglos que el cantautor venía trabajando respecto de su disco anterior. Esto se evidencia en el uso de una base constituida por bajo eléctrico, percusión, vientos, guitarra eléctrica, cuerdas, y teclados, en algunas de las canciones del disco. Concepto que se encuentra muy bien matizado con canciones mucho más íntimas, en formato de voz y guitarra como: “Dueña de casa”, o “Dulcemente para ti”.

Fuera de la excelente factura de producción, el disco resulta atractivo porque los arreglos de cada canción son novedosos, precisos y acotados, con estribillos memorizables, con bellas líneas melódicas, y siempre asimilables. A pesar de que estas características son propias de ciertas músicas populares más bien masivas, Barahona, está muy lejos de transitar por esa línea estilística, precisamente por la forma y el contenido de sus canciones.

La manera de abordar, tanto la creación, como la producción musical, ya es todo un distintivo en la música de Tata Barahona, lo que contribuye a que cada canción funcione como una obra en sí misma, pero que además calce perfectamente dentro del disco como un todo.

El oficio de cantautor, renueva sus bases en la actitud desenfada y osada de “El Tata”, al abordar temas altamente complejos y sensibles usando un lenguaje poético, muy propio de la tradición de los poetas populares.

La canción “Cristo en el madero”, es un buen ejemplo de esto, ya que su contenido es una crítica a las prácticas de pedofilia que han ocurrido al interior de un sector la institución católica, pero también en la política institucional, como puede escucharse en los coros de la canción citada: “Legionarios varios” y “Diputados varios”. La crítica apunta al modo en que ha sido (mal) comprendida la sexualidad, principalmente por el segmento eclesiástico. Cuando Barahona, canta: “Opinan que es pecado la entrepierna dura / Que tu placer a Dios disgusta / Con el temor de Dios te asustan”, asume que ésta sería una prédica transversal para los fieles, lo cual pareciera ser el punto coyuntural en este difícil problema social. Este gesto de denuncia a las instituciones, es similar al que realizaban los poetas populares durante el siglo XIX hasta principios del siglo XX, como Daniel Meneses y Rosa Araneda, que posteriormente fue retomado por Violeta Parra en canciones como: “Por qué los pobres no tienen”,  “Qué dirá el Santo Padre”, o “Miren cómo sonríen los Presidentes”.

Es posible notar una especie de oxímoron creativo, pues, el contenido serio del tema que aborda el cantautor, en “Cristo en el madero”, contrasta con el ritmo latino alegre y ágil de la canción. Es posible reconocer este contraste como un recurso propio de la tradición de nuestra música de autor, como por ejemplo en la canción: “Las casitas del barrio alto” de Víctor Jara, o en: “Mazurquica Modérnica” de Violeta Parra.

Por su parte, el texto de la canción: “La tele”, es una crítica a este espacio que se ha ido distanciando cada vez más de la cultura y el pensamiento informado, pasando a ser un lugar vacío de contenido, según se aprecia en su texto. El lenguaje popular en ciertas partes de la canción, se usa de manera directa, siendo reforzado rítmica y melódicamente por el estilo funk, resultando efectivo en su propósito de denuncia: “Es que en la tele muestran muchas cosas […] pero no te dicen nunca lo que de verdad importa, sólo pan y circo, poto y teta para los idiotas”.

Tal como Barahona, valorizó la cultura popular a partir de los pregones en su canción “Hay helado a cien” (“Fotografías”, 2011), en este disco crea la canción “Los melones”, que inicia con aires de batucada, para llevarnos a la evocación de un alegre beat ska. El estribillo está construido en base al pregón: “¡Tres mil los melones!, ¡Son ‘güenos’ los melones!”, que parece gracioso por la inflexión de su voz, sumado a la asociación con el contexto de una feria o vega, que es imposible no hacer tras escuchar el pregón.

El lenguaje popular, es tomado por Tata Barahona como un recurso para retratar una realidad que no siempre aparece, o que no siempre se tiene en cuenta dentro del género de autor (un antecedente de esto, podrían ser las canciones de Mauricio Redolés) para describir o comprender el mundo que nos rodea, desde lo popular.

Si bien, para muchos ha resultado gracioso el hecho de incluir garabatos en canciones como: “La mexicana”, y “Terrible loco” (ésta última, era parte del disco “Andar por las cuerdas” [2006], pero ahora está incluida en este disco), la historia de la canción “La mejicana” podría asumirse más bien desde un plano de representación; una especie de mímesis de una situación particular, ya que en realidad se propone retratar una momento como si fuera una fotografía narrada, cantada, o cómo él aclara: “la canción La mexicana, no es una canción de la rutina de Hugo Varela o Felo, no, claro, da risa porque, es raro […] pero es una fotografía real y… tremenda” (Ver en la siguiente Entrevista a Tata Barahona, en minuto 1:31).

Y es que existe una diferencia sustancial en el uso de la voz de Barahona en la interpretación, pues, durante la canción canta el “flaite”, personaje de la narración, mientras que al final de la canción, canta Tata Barahona, el cantautor, logrando con esto un desdoblamiento del personaje. Viéndolo desde esta perspectiva, lo que ha sido significado como gracioso y humorístico para algunos, pasa a un segundo plano, si nos enfocamos en lo dramática que resulta la situación de una redada policial de droga, como un serio problema social que afecta a un número no menor de personas en Chile. Lugar desde el cual nos invita Tata Barahona a reflexionar.

Volviendo a “Imágenes”, y en diálogo con el nombre del disco, podemos encontrar diversas asociaciones con imágenes que pueden asimilarse sonoramente, como la canción: “Neltume”. Localidad cordillerana ubicada en la Región de Los Ríos, que se describe como un lugar soñado: “Dímelo estrella fugaz en el cielo /  Y luego  un cielo de paz y sol […] Volcán de nieve alzado al cielo / Con blanco, blanco que nunca vi”. Otra imagen es la que retrata a una “Dueña de casa” que expresa su sufrimiento, y habla acerca de cómo se siente por los engaños de su marido, y cómo de algún modo los soporta en silencio.

Sin lugar a dudas, el amor como tópico, no puede no estar presente en el contenido de las canciones de este disco, siendo fundamental en la música de Tata Barahona. Por esta razón, el amor es abordado desde distintos ángulos: el amor y el engaño, el desamor, el amor imposible o el recuerdo agradable del amor.

“Aléjate de mi”, es una canción, fresca y ágil que trata sobre un amor imposible. Así también aborda el engaño amoroso en: “Detrás de la pared”, una canción difícil y dolorosa por cómo se relata la historia. La apacibilidad de la canción resulta contradictoria con la situación de un engaño, que a pesar de ser un hecho imaginado, se va narrando dignamente, pero con dolor y de un modo lento, acompañado de cuerdas y una flauta traversa. “Florecer sin ti”, es una oda a la soledad que queda luego del amor, a la resignación, narrada a través de un piano melancólico. Mientras que en la canción acústica: “Dulcemente para ti”, el amor fluye, es recordado, y revivido como un precioso regalo.

La crítica al poder y las injusticias sociales aparecen en: “Luz de rabia”, y en “Adicciones y resentimientos”. Dos canciones que apelan críticamente a los problemas de la vida actual, como: el conflicto mapuche, la calidad de la educación, los abusos de poder y el mal como problema social. Pero así como se resaltan problemáticas que resultan difíciles, es capaz de llevarnos a un plano de reflexión que logra ubicar al ser humano en un estado superior, con tan solo la guitarra y su voz, en los primeros compases de la canción, crea una imagen viva, mágica y de esperanza, que se supone se muestra al amanecer, y más específicamente: “Al cantar del gallo”.

Como es costumbre, la impecable interpretación y la calidez vocal de Tata Barahona en estas quince canciones, se constituye en una invitación a escuchar el disco, como solía hacerse antes; desde el inicio hasta el final. logopeke20 El Sismógrafo.-

rect3000


Lorena Valdebenito
Musicóloga en |

Académica, Instituto de Música, Universidad Alberto Hurtado

Top