You are here
Home > Deportes

La fracasada expedición de los equipos chilenos en Copa Sudamericana

lineasdetextos¿Por qué el mal resultado de los equipos chilenos en Copa Sudamericana? ¿Por qué se repite este año el resultado de la expedición anterior de los equipos chilenos en Copa Sudamericana y Libertadores del 2015?

Hoy Palestino es el único representante chileno en el torneo de equipos “Copa Sudamericana” habiendo pasado a la segunda fase. El resto, todos muertos en la primera etapa, y con equipos sudamericanos de mediano pelo en algunos casos. ¿A qué se debe esta constante de fracasos a nivel internacional?

Las cosas como son: los equipos chilenos han fracasado a nivel internacional en el último tiempo. Uno podría aducir que el fútbol chileno es así, pero se tiene a la Selección Chilena, bicampeona de América, campeona de forma consecutiva, número 5 en el ranking FIFA, y con jugadores chilenos que son cracks, no de nombre, sino reales cracks. “¿Qué sucede?”, como diría el Pitbull Medel.

La competencia local chilena debe ser una de las más lentas del mundo: aquí es posible jugar caminando.

Los equipos que quieren ser ofensivamente rápidos y con contundencia (la UC de Salas, el Colo-Colo de Guede), descuidan los aspectos defensivos, y juegan con contundencia “a lo bruto”, y no de modo inteligente.

Tenemos técnicos que leen mal los partidos importantes: Mario Salas de la UC en partidos claves, como contra Real Potosí (perdiendo 3-1 en Bolivia, y empatando 1-1 en San Carlos de Apoquindo), incluyendo jugadores que recién se incorporaban al Club, y utilizando el fútbol de contundencia ofensiva (¿suicida?), en vez de replegarse a esperar al rival y contragolpear, y en vez de utilizar el remate de media distancia en un lugar que por su altura la pelota adquiere mayor velocidad.

Los recursos futbolísticos que existan, hay que saber optimizarlos. Ser eficiente y eficaz en el uso de los recursos, debiera ser el lema. En el área de administración de recursos, los técnicos de los equipos eliminados, reprobaron la asignatura.

Pero también complota la pésima administración del fútbol chileno, después de un robo sistemático que termina en el clímax de los clímax con Sergio Jadue a la cabeza. Sin embargo, esto no ha variado tanto al interior de los clubes deportivos:

En primer lugar, la poca idoneidad de los dirigentes de Clubes dentro del rubro “fútbol”: Colo Colo tiene por dirigente un díscolo, narcisista, emocionalmente infantil, que le encanta la figuración. Está más preocupado de su imagen que de los destinos del club. En la Universidad de Chile, si bien Heller es alguien preocupado de los destinos del Club, no sabe de fútbol. Y este punto es importante, porque se extiende y se hace general a otros clubes en Chile, donde los dirigentes pueden ser hinchas del Club, pero no se asesora directamente por personas que realmente hayan pisado la cancha y sepan de fútbol. Un buen jefe no es quien sabe todo (eso está reservado a lo sabios), sino aquel que se sabe asesorar de las personas que sepan más en sus áreas, y en los distintos departamentos de su institución. El dirigente de fútbol actúa más como empresario, con habilidad para los negocios, pero un poco bruto en otras cosas.

En segundo lugar, los dirigentes se les olvida que los Clubes no son una empresa: es un club deportivo. Su lógica es completamente distinta. Primero, es una institución, no una empresa, y ello significa que responde a una idea diferente a la de obtener ganancias. La mueve un objetivo superior a sus integrantes, y diferente al de obtener negocios; Segundo, responden a fines sociales, donde se deben a más intereses sociales, como el de educación y formación de personas: los cadetes; y a los propios hinchas, fomentando cultura cívica y no delincuencia. En este último caso es ejemplo el incentivo y protección que buscó Aníbal Mosa (dirigente de Colo Colo) de las mal llamadas “barras bravas”. “Bravo” o “brava” es ganarle a la adversidad, y no ser un delincuente, quien se siente valiente al esconderse tras un arma o un grupo. Ganador es el que construye, no el que destruye por destruir. Competencia es ganarse a sí mismo. Ejemplo: los futbolistas en general, y personas como Gary Medel, Alexis Sánchez, Claudio Bravo, entre muchos otros.

En tercer lugar, la forma de repartición del dinero obtenido de la transmisión del canal del fútbol. Hoy la repartición la determinan los dirigentes de Clubes en Consejo, y los 3 clubes llamados grandes (UC, Colo Colo, UChile) acaparan el monto de los repartos, siendo residual dicho monto para el resto de clubes. Periodistas de diversos medios deportivos ya han puesto hincapié en esto, del por qué el reparto no se ampara en la justicia deportiva: un monto mayor al ganador del torneo nacional, como incentivo y premio, y un monto ínfimo al último, como castigo e incentivo negativo a mejorar para el próximo torneo. O también puede integrar como criterio de lo anterior, incentivos en premios a quienes tengan presencia internacional en los torneos, cuyo monto podría progresivamente variar en mejora si se avanza en las rondas de dichas competencias. Todo eso no seriamente discutido por los Consejos de Presidentes (Dirigentes), que son secretos y no abiertos al público y al periodismo, instituido así por, curiosamente, un periodista: Harold Mayne Nicholls. En dichos Consejos a puerta cerrada, cada dirigente tira agua para su propio molino. No se piensa en una idea común, en un objetivo superior que a todos beneficiará, y sobre todo, al fútbol chileno en general. El mejorar el conjunto, hace inmediatamente mejorar lo individual, cuando ese individuo trabaja para el fin común. En esto los dirigentes son, o ignorantes, displicentes, o malvados. Los dos últimos casos son más graves, y debiera pensarse dos veces en volver a elegir a personas así. En el caso de la ignorancia, se suple con educación sobre el equilibrio económico de John Nash.

Hoy en la Copa Sudamericana aun sigue en carrera Palestino. Allí se ha trabajado bien (al igual que O’Higgins) a nivel dirigencial. Además, tiene un técnico de excepción como Nicolás Córdova, con una gran cultura futbolística y que lee muy bien los partidos, el cual el día de mañana, será el DT de la Selección Nacional sin lugar a dudas. Pero como se ve, el problema es múltiple y la gangrena se extiende al cuerpo. Se hace necesario cortar los miembros enfermos, y repoblar de piel donde esta se ha perdido:

  1. Hacer los Consejos de Presidentes del Fútbol abiertos al público.
  2. Establecer un modo de repartos de los excedentes del fútbol con justicia deportiva.
  3. Un grupo de asesores de los dirigentes que sea con gran conocimiento y experiencia en el fútbol.
  4. Dirigentes que entiendan y se subordinen al fin social colectivo del club deportivo.
  5. Técnicos de Clubes con gran lectura de partidos.

El fútbol no es la urgencia, sino el deporte chileno, y con ello, los fines sociales y laborales (futbolistas chilenos) en Chile. El objetivo es elevar el fútbol chileno. Y el objetivo es superior al fútbol mismo…es un problema país. logopeke20 El Sismógrafo.-

Top