You are here

Mandrágora: obra de Julio Cesar Domínguez

lineasdetextos10 de Agosto, en el Centro de Extensión de la Universidad del Bío-Bío: La Mandrágora deja de pasear por la ciudad de Chillán y Julio Domínguez nos comenta sobre esta exposición durante la inauguración en calle 18 de Septiembre 580.

13737498_10210340450489007_5123232322957605232_o
Julio César Domínguez trabajando en taller dibujo Escuela de Cultura y Difusión Artística Claudio Arrau León, donde trabaja como profesor.

cuando leímos sobre la muestra de Julio César Domínguez, no pudimos si no ir a verla, pues anteriormente nos habíamos percatado de su presencia en la ciudad: no todo pintor, antes de exponer su obra, se pasea por las calles y deja registro de esto en fotos. Causó expectativa y curiosidad con esta casi intervención, nos dice.

El nombre de la exposición nos remite a ciertas señales: la obra teatral más famosa de Maquiavelo, al Grupo Mandrágora de 1938 en Chile, también a la película española “El Laberinto del Fauno” y hasta menciona a “Harry Potter”.

mandrágoras y mujeres
Escena “Harry Potter”

La primera señal, a juicio de algunos, es la obra dramática que rompió el molde en la Edad Media por ser original, irreverente y punzantemente irónica (Várnagy, 2000).

220px-Mandragola

La segunda es Surrealista, bajo los parámetros de la época, según nos consigna nuestra Memoria Chilena. La tercera a lo dramático y mágico (algo de realismo mágico, diríamos nosotros). Por último, la cuarta señal, que es un mundo de fantasía por completo. Curioso proceso que hace Julio al definir su obra, pues tiene de esto, pero aún encontramos más.

Bajo el concepto de lo orgánico, Domínguez trabaja las siluetas de distintas mandrágoras, las nombra, sí con nombre y apellido, en la inauguración: cuatro jóvenes mujeres artistas que son expresadas en distintos soportes y técnicas: lápiz grafito, acrílico, pastel y hasta en grabado. Llama la atención a muchos de los asistentes lo prolífero de su obra. Y es que desde el 2005 trabaja en el concepto de mujer/naturaleza y durante todos estos años rondaba en su cabeza un tema que solo faltaba enunciar de alguna forma.

20160810_103719
Pintura del artista

Por esto también es -quizás- que en la exposición nos percatamos de un poema escrito por Julio, que es también un resumido manifiesto mandragórico: “Sabor a hierbas”/Bebimos la infusión/ Exhalando pequeños frutos/ Nuestras raíces fortificadas/sostienen nuestros troncos/ Crecimos en bosques diferentes/..pero…/Bebimos la infusión del mismo sol/ Crecimos bajo la luz del mismo sol/ Y solo cuando la luna nos ve/ corremos guiados por el viento… (Domínguez, 2016).

Lo que nos quiere transmitir, aparte de la unificación de mentalidades, es esta secreta comunión entre mujer y naturaleza, donde las figuras se unen, porque son un todo: la esencia de la una se superpone en la otra y no hay cómo separar su constante movimiento, sus texturas y matices. Todo es un conjunto de energía despedida ante el espectador. Las formas son bellas, pues el autor reconoce su afición por ambas. Su búsqueda constante lo ha llevado a encontrar combinaciones muy creativas, que sorprenden.

También tiene de “Newen” -aclara- fuerza vital que proviene de nuestros antepasados y que se torna también vital en su obra.

20160810_103747
Pintura del artista

Le influye viajar a Temuco y conocer de esta otra mística. Este es el punto en que podríamos decir, sobrepasa las ideas clásicas de Mandrágora, para asociarlas a nuestra propia cultura, voces que nos remiten entonces a lo Real Maravilloso, algo que sobrepasa la definición occidental e intenta asimilar un mundo que no requiere mayores explicaciones, pues el sudamericano simplemente vive inserto en él.

Estas Mandrágoras estarán en el centro de extensión de la Universidad del Bío-Bío durante agosto, por lo mismo es necesario visitarlas y continuar un diálogo con cada una de ellas, pues estas líneas aquí escritas solo fueron una presentación, una primera vista de su virtuosismo. Cada persona debe acercarse a observarlas para recibir el conocimiento indicado o bien el placer de disfrutar de esta fiesta visual: la primera gran instalación artística (no la única) del talentoso Julio Domínguez Herrera logopeke20 El Sismógrafo.-


Referencias 

Memoria Chilena: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-100679.html#presentacion: [10de agosto 2016]

Várnagy, T. (2000) “Fortuna y Virtud en la República Democrática. Ensayos sobre Maquiavelo”. Editorial Clacso, Buenos Aires. http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/se/20100603032343/13apendice.pdf:

Top