You are here
Home > Artículos

La Ley “Maldita”. Visión a través del Diario “La Discusión” de Chillán

 

lineasdetextos
Durante el siglo pasado, hubo a nivel mundial varios períodos convulsionados en lo que respecta a las garantías de protección de los Derechos Humanos. Uno de ellos se ubica hacia la mitad de este, en Chile, cuando de mano de políticas externas, se promulga en Chile la “Ley de Defensa Permanente de la Democracia”, llamada “Ley Anticomunista” y motejada como “Ley Maldita”. ¿Qué alcances tuvo en la ciudad de Chillán tal ley? ¿Qué tratamientos mediáticos se elaboraron en la prensa escrita de mayor difusión y por qué? Este artículo pretende comentar, a grandes rasgos, los sucesos históricos que marcaron el período que consta desde el mes de mayo a octubre, del año 1948.

cdiegohile hacia la primera mitad del siglo XX tuvo una vida política muy convulsionada, en la que se dieron a lugar presidencias de corta duración, enfrentamientos armados entre milicias de diversos partidos, golpes de estado y, la unión –por primera vez- de partidos políticos de una creciente izquierda política, la cual tuvo como baluarte el Frente Popular (1937-1941), en la cual preponderaban las figuras de Elías Lafferte y Carlos Contreras por la Partido Comunista, Marmaduke Grove y Óscar Schnake por el Partido Socialista, y Pedro Aguirre (candidato y presidente del “Frente Popular”) y Gabriel González Videla (jefe del ala izquierdista del Partido Radical, y posterior presidente bajo la Alianza Democrática) por el Partido Radical. Esta “vorágine” política influyó en Chillán, de una forma u otra.

Sin lugar a dudas, uno de los hechos más polémicos e importantes de esta época, es la promulgación de la Ley 5.879 de defensa permanente de la Democracia, conocida popularmente como la Ley Maldita, la cual consistió en la proscripción del Partido Comunista de Chile y del Partido Progresista Nacional (nombre que utilizaba el PC en las elecciones). Esta ley de carácter represivo, se caracterizó por su impiedad, y por inaugurar el primer campo de concentración de Chile: Pisagua, en donde, dirigentes y militantes comunistas fueron a parar.

Para conocer, aunque sea de forma parcial un barómetro de la política, como lo es la prensa, es imprescindible tener al periódico como fuente principal. Es así como tomamos al diario La Discusión como objeto y sujeto de estudio.

La Discusión hacia los años 40, estaba en manos de don Alfonso Lagos, quien tenía una marcada tendencia conservadora de derecha, la cual se veía claramente reflejada en las noticias, ya sea en forma y/o fondo.

leyLa noticias sobre la discusión de la ley (principalmente los meses de mayo y junio) tienen amplia cobertura, ocupando las portadas casi todos los días, títulos como “La Cámara comenzó a tratar proyecto de Defensa de la Democracia – Ha llegado la hora de la decisión y ahora debe la Cámara medir su responsabilidad”, “La Cámara aprobó en general, ayer, el proyecto del Ejecutivo”, “Quedó aprobada por la Cámara ley anticomunista”, “S.E. reiteró su llamado a la unidad de los Partido Democráticos”.

Inclusive, antes de promulgada –más aún, discutida- la ley, las relegaciones no se hicieron esperar. Es así que el día Sábado 8, el diario informa: “Dirigentes comunistas de Ñuble fueron relegados a Futrono”. Así mismo, se individualiza a los dirigentes, quienes eran: José del Carmen Cofré Cofré, Domingo Pardo Faúndez y Luis Padilla Padilla.

La Discusión fue implacable con el Partido Comunista, y celebró las acciones del gobierno, sobre todo el día de aprobación, en el cual el jueves 13 de mayo publica: “Debate sobre Defensa de la Democracia – La Cámara aprobó en general, ayer, el proyecto del Ejecutivo”[1].

El diario reitera, el apelativo “defensa de la democracia”, al que alterna con la denominación “defensa democrática”. Esto se torna más claro con el espíritu de la ley, expuesta por el propio presidente en una entrevista televisiva:

“(…) es que la libertad que da la Democracia, no puede servir para ser destruida, y usted al darle cabida a un comunista, y otorgarle los derechos y libertades que tiene un demócrata, sencillamente usted está sentenciando a muerte la democracia”[2].

El jueves 13, en el diario también se señala:

“Cantan Himno Nacional – Después de proclamada la votación en general del proyecto de defensa de la democracia. Los diputados comunistas se pusieron de pie y entonaron de pie la Canción Nacional, la que fue coreada por los demás parlamentarios, y también por los Ministros de Estado asistentes a la sesión. Igual actitud tuvo el público de tribunas y de galerías.”

El simbolismo de cantar el himno nacional, trasciende el espectro, en momentos donde el “patriotismo” –y no necesariamente el nacionalismo- estaba en boga, como reafirmación del sentido de pertenencia a un país, en una época de incipiente Guerra Fría.

En el 2 de junio, La Discusión informa la aprobación de la ley en el Senado: “Comisiones unidas del Senado aprobaron ayer en general proyecto de Defensa de la Democracia – Hoy calificará el Senado urgencia para el proyecto anticomunista del Gobierno”[3], y posteriormente, una vez promulgada en Septiembre la ley, La Discusión inmediatamente informa en titulares: “Dando inmediato cumplimiento a la ley de defensa de la Democracia – El Presidente ordenó la cancelación, sin más trámite, de la inscripción electoral registrada por el Partido Comunista”.

Es decir, por parte del gobierno hubo especial premura en la promulgación de la ley, y el diario, por otra parte, deja en claro que más allá de ser una ley que defendiese la Democracia en forma general, era más que nada, una ley anticomunista.

9991790195_fe9a4fe11f_o
Gabriel González Videla

Por otro lado, en un espacio más abajo La Discusión informa sobre las elecciones de rectoría de la Universidad de Chile. En ella se debaten dos personajes, el primer candidato es Raimundo del Río quien ocupaba en ese entonces el decanato de la Fac. de Ciencias Jurídicas y Sociales, y el otro candidato era el rector que iba por la cuarta reelección, Juvenal Hernández, quien era un chillanejo con prestigio por haber ocupado la rectoría del Liceo de Hombres, y que también se hizo conocido por haber sido ministro de Estado bajo la presidencia de Juan Ríos, quien al igual que el presidente, estaban dentro de la facción derechista del Partido Radical conocida por su anticomunismo. Finalmente es reelecto el chillanejo. Esto nos muestra el ánimo, no sólo gubernamental, sino también académico respecto al comunismo, ya que el otro candidato, teniendo los mismos méritos, era más flexible respecto a la ley.

Progresivamente la noticia deja de estar en portadas, a pesar de que durante los meses siguientes hasta 1952, la ley se aplicó con todo el rigor.

Es así que La Discusión señala el día 9 de septiembre: “S.E. reiteró que la Ley de Defensa será aplicada con máxima justicia y equidad”, irónicamente más abajo La Discusión informa algo dramático:

“Alrededor de doscientos profesores serán eliminados por ser comunistas – Se confecciona lista, de acuerdo con la Ley de Defensa.- Reunión.”[4]

En la misma tónica, al día siguiente el diario informa:

“Se entregó al M. de Educación una lista de profesores comunistas – Para que se disponga luego su separación.- Santiago, 9 (UP).- El Director General de Educación Primaria, don Óscar Bustos, se entrevistó con el Ministro de Educación, a quien hizo entrega de una lista de los profesores primarios que aparecen como comunistas para proceder, después de un estudio que realizarán funcionarios especializados del Ministerio, a la separación de ellos.”[5]

La proscripción y exoneración de los profesores y más adelante, la influencia comunista en el deporte, serán temas de información por parte del diario durante los días de Septiembre de 1948:

“Se estima en 200 los profesores que serán exonerados de sus puestos en aplicación Ley Defensa Democrática – Después de las fiestas patrias se dará nómina comunistas borrados R E”[6], “Comunistas pretenden entrar en organismos deportivos para seguir su labor agitadora – Hay también reuniones clandestinas – Se explicará forma en que deberá ser aplicada la Ley de Defensa[7], “El comunismo no podrá continuar en el deporte nacional campaña proselitista – Lo afirma así el presidente del Consejo Nacional de Deportes”[8].

Quizás el titular más paradigmático es el del día 22 de Septiembre:

“La forma como se está aplicando la Ley de Defensa podría servir de ejemplo a Rusia y a sus satélites – En el tratamiento que dan a quienes no comulgan con sus principios, afirma el Presidente de la República en una declaración.-”[9]

En Chillán, la eliminación de los registros electorales del Partido Comunista o Partido Progresista Nacional, fue realizado el día 30 de septiembre de 1948, como así lo informa La Discusión:

 “Cancelación de inscripción de Partido Comunista comunicarán a Conservador del Registro Electoral – Oficio del Director del Registro fue recibido ayer por Notaría Chillán. El notario y Conservador del Registro Electoral recibió un oficio de parte del Director General del Registro Electoral, señor Ramón Zañartu (…)”.

Más adelante continúan las dramáticas noticias sobre la situación de los profesores:

“Se estudia con la máxima detención cada caso de expulsión de maestros comunistas para cursar el decreto”[10]

La “Ley Maldita” para el mes de Octubre dejó de ser noticia, para dar paso progresivamente a la visita de Ramón Vinay y las elecciones parlamentarias de 1949, en la que se debatían en Chillán candidatos del Partido Radical y Conservador por un escaño en el Congreso. Finaliza el mes de octubre con una noticia política-policial que aparece en titulares del día 24 de Octubre:

“Varios heridos leves en un allanamiento que la policía efectuó en local comunista en Concepción – Se efectuó en los momentos que sesionaban 23 dirigentes comunistas presididos por el diputado don Bernardo Araya, en el local de la Confederación de Trabajadores de Chile que dirige en el país.- Se opuso seria resistencia a agentes de investigaciones”[11].

Esta noticia dio que hablar en el diario, por el impacto que tuvo en la comunidad penquista con cierto temor a que se propagara a Chillán. Es así que los titulares de los días finales del mes de octubre estuvieron llenos de noticias sobre las revueltas penquistas, a la que se sumaron los estudiantes de Concepción, por lo que el Presidente González debatió con el Congreso las denominadas “Facultades Extraordinarias”. La Discusión fue implacable con la resistencia comunista tratándolos de “sediciosos”:

“Elementos sediciosos comunistas detenidos en Concepción planeaban un sabotaje a la Siderúrgica de Huachipato – Investigaciones se incautó de abundante material de folletos vejatorios para el Pdte. De la República. (…) También se incautó de enorme cantidad de documentación del P. Comunista y de un revólver del diputado don B. Araya. (…)”, “La Falange asumirá la defensa de militantes detenidos a raíz de incidentes de Concepción – Se ha dispuesto el viaje del diputado don Bernardo Leighton si las circunstancias lo requieren”.[12]

“Estudiantes de Concepción piden libertad de dirigentes detenidos: una huelga de 24 horas – Hubo manifestaciones estudiantiles – Federación de Estudiantes de Chile propicia un paro general en el país – Infiltración comunista se habría producido en maestranza de la LAN”[13].

Concluyendo, la ley de defensa permanente de la Democracia y su época, son fruto de animada polémica en los círculos académicos, y a ello se suman un sinfín de interrogantes que se han puesto sobre la mesa, tales como el real grado de influencia que tuvieron los actores nacionales o internacionales en dicha ley, las motivaciones profundas por las cuales González Videla propuso dicha ley, o no otro, como el anticomunista Juan Antonio Ríos, o Alfredo Duhalde, entre otras.

Sin embargo, en el ámbito local, Chillán demostró estar envuelto en la contingencia política de la época, y los periódicos – trincheras de opinión y debate- son un reflejo de aquello.

En nuestro caso, La Discusión ha demostrado ser parte activa de la ciudad a través de sus distintos directores, aportando su tendencia ideológica al servicio de la opinión pública, mostrando su punto de vista sobre la que algunos llaman “Ley Maldita” y otros llaman “Ley de Defensa Democrática”. Queda a libre albedrío como la llame usted. logopeke20 El Sismógrafo.-


Referencias bibliográficas

[1] La Discusión, Jueves 13 de Mayo de 1948

[2] Entrevista realizada a Gabriel González Videla. 18-05-2016 https://www.youtube.com/watch?v=JbQz-uATMMM

[3] La Discusión, Miércoles 2 de Junio de 1948.

[4] La Discusión, Jueves 9 de Septiembre de 1948

[5] La Discusión, Viernes 10 de Septiembre de 1948

[6] La Discusión, Martes 14 de Septiembre de 1948

[7] La Discusión, Jueves 16 de Septiembre de 1948

[8] La Discusión, Sábado 18 de Septiembre de 1948

[9] La Discusión, Miércoles 22 de Septiembre de 1948

[10] La Discusión, Jueves 30 de Septiembre de 1948

[11] La Discusión, Domingo 24 de Octubre de 1948

[12] La Discusión, Lunes 25 de Octubre de 1948

[13] La Discusión, Martes 26 de Octubre de 1948


Diego Venegas Caro
Licenciado en Historia

Licenciado en Historia en la Universidad Católica de la Santísima Concepción, sede San Andrés. Candidato a Magíster en Historia, Universidad del Bío-Bío. Ha escrito columnas sobre temáticas históricas en diarios nacionales.

Top