You are here
Home > Artículos

“Fotografías” de Tata Barahona

lineasdetextos
“El trovador chileno Tata Barahona es un músico con interesantes vertientes que fluyen en sus creaciones”

e2loril arte-oficio del trovar (del verbo trover o trobar del norte y sur de Francia, hallar o encontrar) es tan antiguo que muchas veces nos parece que se trata de una actividad lejana, difusa, enmohecida por el tiempo y se cree que, paradojalmente a su origen semántico, se ha perdido.

Y en cierto sentido, se perdió en cuanto a su forma primigenia. Su semi-pérdida tal vez podemos vincularla a las mutaciones del ser humano en sus necesidades de expresión, al paso de la espiral Krónica, a los cambios paradigmáticos modernos y postmodernos.

Sin embargo, si miramos bien, podemos advertir que las características de este arte-oficio se encuentran presentes hasta hoy, quizás como la prolongación de una herencia cultural que, aún cuando nos llegó de manera intempestiva e inusitada, se fue anidando para crear una forma propia de expresión poética y musical en la búsqueda del canto honesto del alma, de la vida, de los caminos de los hombres y las mujeres en los que todos podemos reconocernos. Captura de pantalla 2016-04-18 23.43.30

El trovador chileno Tata Barahona es un músico con interesantes vertientes que fluyen en sus creaciones. En términos musicales, una de ellas es la reminiscencia de lo medieval, quizás debido a su activa participación en el grupo chileno Calenda Maia y, al mismo tiempo, debido a su oficio de luthier de instrumentos medievales. Esto se puede notar cuando utiliza ciertos acordes, afinaciones y formas de tratar sus líneas melódicas. Siguiendo con lo musical, es posible encontrar en sus canciones, giros de blues, bossa y en general de música latina de nuestro continente, no dejando la esencia de la nueva trova cubana. Pasando ahora a las vertientes de corte temático, se puede evidenciar un diálogo con la cultura popular, cuando relata hechos o crónicas de la vida de personas, que si bien parecen anónimas, reflejan los problemas del mundo actual; todo ello, permitiéndose traspasar la barrera del uso del lenguaje poético-trovadoresco al popular, como se aprecia en su canción “Hay helado a cien”, en la que hábilmente recrea y da sentido a los pregones dentro de los espacios públicos populares como el mercado y la feria, e incluso se atreve a hacer uso del lenguaje vulgar-denostativo (utilización del “coa”, de la grosería) como un recurso veraz, fidedigno y testimonial de un sector de la sociedad que vive en la periferia, en canciones como “La mejicana” y “Terrileloco”, recordándonos que ellos también existen. Con estas canciones nos lleva hasta las últimas consecuencias de nuestro lenguaje, rescatando la esencia de lo que también somos como sociedad y que quizás nos cueste tomar conciencia.Captura de pantalla 2016-04-18 23.43.15

Otra temática, es la empatía que logra en sus textos con motivos sociales como la delincuencia, la violencia intrafamiliar, la pobreza. De igual modo, es un crítico del actual sistema, pues, sin politizar, es capaz de reflexionar en torno a la/las política(s) y formas de poder que nos rigen. Sobre su trabajo musical, se puede mencionar su primerísimo, en versión cassette, “A los amigos y a la compañera” (1997) auto-producido, luego el disco “TROVADOR” (2003), posteriormente el disco “ANDAR POR LAS CUERDAS”.

El año 2011, Tata Barahona presentó su trabajo musical, “FOTOGRAFÍAS” (2011), un disco en el que se atrevió a incorporar de manera moderada instrumentos como la batería y el bajo eléctrico, ya que sus anteriores trabajos, se caracterizaron más bien por un sonido acústico, sólo con guitarra y voz.

El año 2015 publica su trabajo “IMÁGENES”logopeke70 El Sismógrafo

#Sitio Web Tata Barahona

 

Lorena Valdebenito
Musicóloga en |

Académica, Instituto de Música, Universidad Alberto Hurtado

Top