You are here
Home > Artículos

P.DE ROKHA: comunión entre poesía y política (“Los Gemidos”)

lineasdetextos
Licenciados en Educación, Facultad de Educación y Humanidades y/o departamento de Artes y Letras, Universidad del Bío- Bío.El libro Los Gemidos (1922), tiene una influencia política que se basaría en ideologías anarquistas o libertarias.

 


pablo de Rokha, conocido como el “amigo piedra”, nació en 1894 en el pueblo Licantén, en Curicó. Perteneció a una familia hacendada ya en decadencia. Pasó su infancia acompañando a su padre a trabajar por los campos. Publicó 38 libros de poesía, 3 ensayos de estética, variados artículos periodísticos y cultivó profusamente la crítica, muchas veces mordaz, ácida e irónica. Se suicidó en Santiago en 1968 con un tiro de su revólver.

Los “periodos de escritura”, según Naín Nómez (1999), se dividen en tres;  corresponden  primero entre los años 1916 y 1930, donde existen influencias románticas y modernistas con atisbos del modernismo francés. En lo que respecta a la monografía son importantes las reflexiones anarquistas por el voluntarismo de Schopenhauer. En la filosofía el mesianismo nietzscheano, que se demuestra en su escritura que pareciera tener la razón absoluta. Además de concebir una vida ligada a la zona central de Chile más su mitología nacional y rural. Destacan libros como Los Gemidos (1922), U (1926) Suramérica (1927), entre otros. Es con libros como estos donde se forman los temas y la forma recurrente en toda su poesía.

Entre los años 1930 y 1950, Rokha evoluciona hacia un carácter épico de compromiso político con los republicanos españoles y con el comunismo de la Unión Soviética. Pretende convertirse en el gran poeta popular de su época. A partir de 1939 autogestiona la revista Multitud. Su producción literaria se basa en la búsqueda de igualdad social, la liberación del ser humano y la utopía de una sociedad más justa. En este sentido su obra se divide en dos líneas diferentes, pero complementarias.

Por una parte están los “cantos de trincheras”, libros eminentemente políticos como Imprecación a la bestia fascista (1937) o los cinco cantos rojos (1938). Por la otra parte se encuentran epopeyas de personajes heroicos sagrados y profanos como Jesucristo (1933), Moisés (1935), donde se relativizan sus propuestas estéticas hacia un realismo de la zona central de Chile y su militancia política originando su obra más importante del momento Epopeya de las comidas y bebidas de Chile (1949).

Según Alejandro Lavquén (2014) para entender a Pablo de Rokha es fundamental comprender el concepto que Rokha denomina ‘’la gran épica social de América’’, a través de la cual buscaba crear conciencia social. El arte y la literatura debían tener, como objetivo, una orientación y finalidad social. Además consta la adhesión del poeta al materialismo dialéctico y al ateísmo como herramientas filosóficas para combatir a la sociedad capitalista y su base de la explotación del hombre por el hombre cuya finalidad es la acumulación del capital.

Su última etapa de 1950 a 1968 repite los temas y formas discursivas anteriores, que destacan por su originalidad como el libro Estilo de masas (1965) o los poemas Campeonato de rayuelas, Oceanía de Valparaíso, Rotología del poroto entre muchos otros. Además de incurrir en obsesiones ligadas a los últimos momentos de su vida, cruzada por el dolor de la muerte de su esposa Winétt de Rokha, más conocida como Luisa Anabalón Sanderson en 1951; su hijo mayor Carlos de Rokha en 1962; el suicidio de su hijo Pablo y la muerte de varios amigos como Joaquín Edwards Bello conforman libros llenos de presagios de muerte, símbolos de oscuridad y soledad como Fuego negro (1953).

| Afiliación anarquista

A comienzos del siglo XX, y durante el primer periodo de su escritura de Rokha se “adhiere al Movimiento Anarquista Internacional” (Nómez, Vanguardia, utopía) debido al contexto sociopolítico. Recordemos que ‘’El ideario anarquista, cuyos principales exponentes fueron los pensadores europeos Pierre Proudhon, Mijail Bakunin y Piotr Kropotkin, se difundió en Sudamérica a través de inmigrantes europeos llegados a Buenos Aires, de entre los cuales destacaron Ericco Malatesta y Pietro Gori’’ (memoria chilena).

En su primer libro Versos de infancia, publicado en Selva lírica “también influyen (…) las ideas anarquistas que predominan en Chile con la emigración al país de intelectuales obreros europeos” (Nómez, Biografía del amigo piedra). Otro libro como referencia es Folletín del Diablo (1916-1922) publicado a los 16 años, es el reflejo de todas sus angustias anarquistas frente a un mundo desmoronado’’ (Nómez, El tigre que no era de papel).

| Análisis de Los Gemidos

6066200237_e922a0a4ed_oDebemos ahondar en Los Gemidos (1922), el libro más insigne del primer periodo, y en torno al cual se aglutina la monografía. En sus páginas encontramos un concepto de escritura demasiado rupturista para la época. Un caso concreto de esto es cuando Hernán Díaz Arrieta, o más conocido como Alone, señala que ‘’Los Gemidos constituye uno de los documentos de la literatura patológica aparecidos después de la guerra en los países no afectados por este fenómeno de un modo directo’’. Otro crítico que tampoco comprendió su trabajo fue Raúl Silva Castro ‘’La inclinación literaria de Pablo de Rokha a lo enorme, a lo nunca visto, que hemos clasificado de ‘trementismo’ queda probada en los títulos de sus obras, donde impera habitualmente la desmesura’’.

La escritura que conforma la obra de Pablo de Rokha  tiene una recepción contradictoria, ya que Pablo Neruda, con 18 años publica en la revista Claridad de la Fech:

“Un impulso hacia la raíz trascendente del hecho, una mirada que escarba y agujerea en el esqueleto de la vida y un lenguaje de humano, de hijo de mujer, un lenguaje exacerbado, casi siempre sabio, de hombre que grita, que gime, que aúlla, ésa es la superficie de Los Gemidos. Más adentro, libres ya de las palabras, de los alaridos y de las blasfemias, sentimos al amador de la vida y de las vidas, azotado por la furia del tiempo, por los límites de las cosas, corroído hasta la médula por la voluntad de querer y por la terrible tristeza de conocer” (Lavquén, 2014).

De esta forma se entiende el contexto de recepción del libro ya mencionado. No obstante, más allá de las consideraciones personales de algún individuo, importa un análisis o una definición, y según nuestra opinión estas son las palabras más resumidas pero concretas: ‘’Los Gemidos forma (…) una serie de cantos temáticos cuyo eje estructural es un sujeto capaz de alcanzar el conocimiento de las cosas por medio del dolor, antes de desaparecer en la nada” (Nómez, 1994, p.13)

Este sujeto, o mejor dicho hablante lírico ha sido construido en forma intencional, y en consecuencia refleja en mayor o menor medida el pensamiento anarquista del poeta tanto en política como en religión y otros. En el libro se encontrarán variados ejemplos anticapitalistas y no solo crítica, sino que también insultos, desarrollados con la estética particular del poeta.

En el poema Balada de Pablo de Rokha, por Pablo de Rokha, el autor demuestra su intención literaria, igualándola a las necesidades básicas como comer y beber; se le hace necesario hacer poesía para vivir. A la vez construye el sentido de su vida como un fluir externo, supeditando la lírica, que es a final de cuentas una decisión inclinada por el gusto, o sea su propia libertad, característica cercana a la ideología anarquista.

“Yo canto, canto sin querer, necesariamente, irremediablemente, fatalmente, al azar de los sucesos, como quien come, bebe o anda y porque sí; moriría si NO cantase, moriría si NO cantase; el acontecimiento floreal del poema estimula mis nervios sonantes, no puedo hablar, entono, pienso en canciones, no puedo hablar, no puedo hablar; las ruidosas, trascendentales epopeyas me definen, e ignoro el sentido de mi flauta; aprendí a cantar siendo nebulosa, odio, odio las utilitarias, labores, zafias, cuotidianas, prosaicas, y amo la ociosidad ilustre de lo bello; cantar, cantar, cantar…—he ahí lo único que sabes, Pablo de Rokha!…” (de Rokha, 2008, p. 21).

En cuanto al poema Yanquilandia, se vislumbra como un mosaico que hace referencia a diversos personajes de la poesías como Walt Whitman; del cine: Charles Chaplin; de la economía mundial: John Rockefeller; ciudades como New York o Chicago. Además del texto El dios Yanqui que tiene el control del universo, que establece el valor de las estrellas y planetas en dólares. De hecho, el concepto de dólares aparece repetidamente durante todo el poema, a pesar de lo disperso que parece demuestra ser el concepto por excelencia que caracteriza al capitalismo, es decir que lo unifica.

Un ejemplo concreto es el sub-poema en prosa USA Company:

“Capital: 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 de dólares. ¿Quiere Ud., quiere Ud. transatlánticos, momias, fetos, hombres, momias, fetos, hombres, dínamos, ferrocarriles, tractores, camiones, motores, rameras, gusanos, automóviles, yodosalina, catedráticos, vacas Holstein o Durham, sabiduría en inyecciones hipodérmicas, honradez a la cocotte, arte puro, arte embotellado por nosotros en las botellas mahometanas del tipo Alah, presidentes especiales, especiales, especiales para Suramérica, o cualquiera otra máquina, animal, manufactura, cosa por el estilo?…Escriba a: U.S.A. Company, U.S.A., pidiendo catálogos, pidiendo catálogos, pidiendo catálogos’’ (de Rokha, 1994, p. 49).

El número del capital, difícil de dimensionar para cualquier persona, e innombrable para la gente común y corriente hace un guiño a los enormes capitales extranjeros, que tienen la posibilidad de comprar de igual manera lo que desean, lo útil como lo inútil, y hasta lo improbable. Sitúa a los Estados Unidos metafóricamente al mismo nivel de una corporación cuyo único fin es la obtención de clientes. La enumeración de apariencia caótica, no es más que una muestra de las infinitas posibilidades que puede comprar el dinero. Este texto poético es una fuerte crítica a la sociedad mercantilista que ha puesto al dinero arriba de un pedestal y también a la publicidad por ser funcional al sistema ya que todo se puede catalogar y cosificar.

Referente a la crítica realizada al cristianismo detectamos una fuerte influencia nietzscheana, de la inversión del bien y el mal que se demuestra más fuertemente en el poema Imprecación a Satanás, que bien podría llamarse elogio, ya que llega a llamarlo hermano y desautomatiza el lenguaje que rodea a su figura de maldad absoluta. En cambio el poema Cristianismo se aprecia con mayor claridad una relación al anarquismo, debido a la socavación de la institución eclesiástica mediante críticas hiperbólicas.

Las tierras queridas de Occidente, tus iglesias tentaculares son, tus iglesias tentaculares; ya llegaste a podrirlas, Cristianismo, a mentiritas, a frailes, a congojas, a preces, Cristianismo, Cristianismo; telaraña fenomenal, telaraña tendida sobre el mundo idiota, como mortaja en la faz de un difunto, como mortaja, como mortaja en la faz de un difunto o adulterio en alcoba de vírgenes; la vaga morfina metafísica que diluyes, corrompió las arterias de los siglos y el corazón polvoriento y su aliado cual un camino, de la humanidad, Cristianismo (de Rokha, 1994, p. 313).

Rokha, contrapone por omisión Oriente y Occidente. Declara que las iglesias son tentaculares y también relacionadas a las telarañas, asemejándolas con una imagen monstruosa, o mejor planteado como símbolos relacionados al poder y dominación que intenta establecer dicha institución sobre un pueblo que no reflexiona, sumido en la muerte, un sueño profundo o una droga potente contribuyendo a la idea de Marx (1867): la religión es el opio del pueblo.

Creemos que la crítica más concreta, y mayormente relacionada al anarquismo como tendencia política se encuentra en el denso y extenso poema Arenga del revolucionario, donde en el fragmento citado critica la cristalización que han realizado las sociedades en torno a los conceptos junto al desarrollo histórico que han manifestado.

“Vais y venís, vais y venís, vais y venís de la monarquía al socialismo, al comunismo, al anarquismo, a la república, equilibrándoos sobre el título de las cosas, los conceptos, la azul ilusión de los símbolos, las formas, las ideas, el espectro del mundo real, oh! Pueblos humanos, vais y venís, vais y venís, vais y venís, vais y venís, vais y venís, vais y venís tropezando de la inmensa tarde contradictoria y lúgubre, con vosotros mismos, solo con vosotros mismos” (de Rokha, 1994, p. 279).

5300295212_6d931e6f72_bEl amigo piedra aboga por la praxis reflexiva, libre de ataduras que otorgan las definiciones, cosa que dice y demuestra con su método de escritura lejano a todo canon de sus contemporáneos. De esta forma el plantea una resignificación de los elementos que le rodean, una innovación estética, y gracias a su actitud rupturista, se ganó las críticas anteriormente mencionadas como por ejemplo de Alone.

La lucha del poeta está en el plano de la palabra; él busca la esencia mediante ella, se refiere a la forma constitutiva y no a la costumbre. Es eso mismo lo que le otorga ese deber moral, que se identifica con el mesianismo nietzscheano, que lo hace denunciar aquello que considere mal, es un hombre que emite sentencias y además antipoeta antes que Nicanor Parra. El Salmo al estiércol es un poema que conjuga todos los factores anteriormente nombrados:

Posees lo mismo, exactamente lo mismo que poseen las estrellas, la luna, las perlas rosadas del primer cariño; estiércol, eres lo mismo, hecho de lo mismo, eres lo mismo que la razón humana, materia; y ¿porqué no eres la razón humana? ¿en dónde radica tu alma?, estiércol, !en dónde radica tu alma!; porque tu alma, tu alma es hermosa, indiscutiblemente hermosa, hermosa, hermosa; muéstranos tu alma, estiércol, ciudadano fúnebre del país de lo inédito y lo anónimo (de Rokha, 2004, p. 308).

Pablo de Rokha (2008) se declara a sí través del poema Arenga del revolucionario como, valga la redundancia, un revolucionario. Demuestra claramente, y mejor que en cualquier otra parte del libro su ideología anarquista eminentemente individualista, pues hace autoreferencia a la religión ‘’egolatría’’, donde desconfía de absolutamente todo lo establecido y solo él mismo es capaz de darse algún tipo de orden. Además, posee otras claves del anarquismo como acusar de mentira a la religión, a la política o mejor dicho a las autoridades, donde todo es redundante, menos el individuo:

“¡Revolución, revolución, revolución!… en cualquier época, sed revolucionarios en cualquier época, en cualquier época, y bajo CUALQUIER régimen; revolucionarios en ética, estética y psicología, ciencias, artes, creencias, preceptos, costumbres; revolucionarios, fundamentalmente revolucionarios; renovad las ideas y el traje semanalmente, por lo menos, AULLANDO hacia el porvenir; camaradas, lo definitivo es imbécil” (de Rokha, 1994, p. 297).

Pablo de Rokha se sitúa en este poema como un hombre que no le afirma nada a nadie puesto que todos los hombres son capaces y libres de decidir no necesitando ninguna influencia externa. Pero es a la vez como un hombre capaz de caer en su propia contradicción, debido a que en el fondo igual plantea una verdad: la revolución, el concepto de mayor fuerza en su obra. Dicha idea es la única capaz de cambiar la esencia de una humanidad capitalista, que explota a muchos y hace rico solo a una burguesía acomodada.

 

| Conclusión

Pablo de Rokha fue un poeta controversial, inserto claramente en una militancia política que lo diferencia radicalmente de autores como Jorge Teillier, y lo aleja casi de la misma forma con Pablo Neruda quien no era lo suficientemente político para Pablo de Rokha. Esta preocupación política y estilística es una constante:

Pablo de Rokha es una repetición permanente; lo que va haciendo es como ir agregando ingredientes, amplificando y al final en su última poesía están todos los elementos, va como engordando la poesía, nosotros siempre lo simbolizamos como un gran tronco (Nómez, p.3)    

Aunque se puede encontrar textos sin esa constante preocupación política como Fuego Negro (1953) cuya tonalidad es elegiaca, el desarrollo de sus ideas anarquistas madura en una activa participación en el Partido Comunista, luego en una radicalización que lo hace discrepar con sus propios compañeros, y al final  su vida termina solitaria, pero ese factor no es excluyente de su actividad ya que en sus últimos días también desarrolla escritos como Genio del pueblo (1960).

En fin, independiente de la etapa que haya transcurrido el poeta, en toda su escritura se evidencia esa politización, son inseparables la política y la poética. Pablo de Rokha dice: “todo lo artístico es político, pero los grandes artistas son líderes artísticos, no líderes políticos; precisamente porque todo lo artístico es político, pero es político porque es artístico, no es artístico porque es político” (Lavquén, 2014). logopeke70 El Sismógrafo


Referencias

  1. De Rokha, P. (2008). Los Gemidos. Santiago, Chile: LOM Ediciones.
  2. Lavquén, A. (2014) Pablo de Rokha, poeta guerrillero. http://www.puntofinal.cl/801/rokha801.php
  3. Nómez, N. (1999). Obras inéditas, Pablo de Rokha. Santiago, Chile: LOM Ediciones.
  4. Nómez, N. (2008). Los Gemidos. Santiago, Chile : LOM Ediciones.
  5. Nómez, N. (s.f.) El tigre que no era de papel. Recuperado de  http://www.poesias.cl/reportaje_pablo_rokha.htm
  6. Nómez, N. (s.f.) Pablo de Rokha:  vanguardia, utopía e identidad en la poesíachilena. Recuperado de  http://www.omni-bus.com/n30/rokha.html
  7. Nómez, N. (s.f.)   Biografía del amigo  piedra. Recuperado de http://www.archivochile.com/Ideas_Autores/rokhap/o/rokhaobra0001.pdf
  8. Memoria chilena (s.f) El anarquismo en Chile (1890-1953) Recuperado de http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3369.htm.

 

Felipe Morales y Rocío Fuentes

Licenciados en Educación, Facultad de Educación y Humanidades. Departamento de Artes y Letras, Universidad del Bío- Bío.

Top